¿Cuánto afecta realmente el alcohol en tu peso?

Jelly Devote, una modelo de 27 años compartió una foto de «antes y después» en su cuenta de Instagram que muestra cuánto cambió su cuerpo cuando dejó de beber alcohol.

Según la revista Cosmopolitan, la modelo pasó de beber al menos tres veces por semana a tomar una copa de vino o champán cada dos semanas. El cambio de Jelly muestra cuánto puede afectar el alcohol a tu peso.

Cuando Jelly Devote tenía 20 años, salía a beber con amigos al menos tres veces por semana, según una entrevista realizada por Cosmopolitan, fue también el tiempo durante el cuál tuvo su mayor sobrepeso. Aunque Jelly se estaba divirtiendo con amigos, no estaba contenta con su propio cuerpo. Después de ver una foto «poco halagadora» de ella en bikini, decidió hacer un cambio.

Motivada por una pérdida de peso inicial que resultó del ejercicio y una alimentación más saludable, Jelly decidió reducir el consumo de alcohol. Esta decisión resultó en que la modelo perdiera una cantidad significativa de peso. Recientemente mostró su transformación a través de una foto de Instagram que la muestra a los 20 años y ahora a sus 27.

Jelly Devote antes y después

Jelly no sabe exactamente cuánto peso ha perdido, porque evitó pesarse en el pasado debido a que «odiaba» su cuerpo, según ella misma escribió en la foto de Instagram.

«Nunca me he sentido mejor» publicó, «Tengo equilibrio, como una rosquilla seguida de una ensalada. No bebo alcohol a menudo, bebo mucha agua y lo más importante, he pasado de odiarme a amarme a mí misma».

Aunque Jelly todavía disfruta de un trago ocasional, ha reducido su consumo de alcohol a una o dos copas de vino o champán cada dos semanas.

Puede ser difícil equilibrar el consumo de alcohol, pero hay muchos trucos que ayudan a beber menos calorías

La transformación de Jelly demuestra que puedes disfrutar de un trago ocasional y aún así perder peso si no te excedes.

Una de las formas más fáciles de beber menos calorías, es eliminar los ingredientes azucarados, como por ejemplo los jugos concentrados, licores y bebidas de fantasía. Evitar los helados también es importante, ya que están llenos de azúcar y, por lo tanto, de calorías.

Optar por alcoholes transparentes como el pisco, tequila o el vodka es también un cambio fácil para consumir menos calorías, y en lugar de ir de trago en trago, puedes practicar bebiendo agua entre los vasos de alcohol. Decir no a los licores también puede ayudar, ya que la mayoría tienen cerca de 100 calorías por trago.

Además, puedes reestructurar tus planes para que no giren en torno al alcohol, en lugar de aprovechar el «happy hour», aprovecha una clase en el gimnasio, ir a un parque cercano o asistir a un concierto. Esto no quiere decir que no puedas disfrutar un trago, pero te ayudará a controlar mejor la cantidad de calorías que hay en tu vaso.