Evo Morales llega a México arrancando de su país

El ahora ex-presidente de Bolivia Evo Morales renunció el domingo después de semanas de protestas por un viciado resultado en las elecciones presidenciales. Al llegar a México, Morales aseguró haber huido de su país debido a constantes amenazas de muerte en su contra, lo que a su juicio lo obligó a pedir asilo político fuera de Bolivia.

Sano y salvo

El avión mexicano que lo llevaba aterrizó en un aeropuerto de la Ciudad de México, donde pronunció una breve conferencia de prensa, indicando que su escape lo había hecho obligado pero de buena gana para evitar el derramamiento de sangre. Dijo además que los conspiradores golpistas le habían puesto un precio de 50.000 USD por su cabeza.

Finalmente el líder de izquierda señaló que él y el gobierno boliviano estaban «muy agradecidos» con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a quien atribuyó haberle salvado la vida.

México y Bolivia

En el plano internacional, México parece haber sido un salva vidas muy conveniente para Evo Morales, ya que los otros países donde actualmente gobierna la ideología socialista de izquierda han sucumbido frente al nulo desarrollo económico y social, mientras el presidente mexicano intenta resolver por su parte los problemas que enfrenta su país. Ahora Bolivia ve una luz de esperanza para avanzar hacia un futuro mejor del que los tenía acostumbrado una persona que se mantuvo en el poder por más de 18 años.