Qué es la Listeria y cuáles son sus síntomas

La Listeria es una especie de bacteria patógena (significa que causa enfermedades) que se puede encontrar en ambientes húmedos, suelo, agua, vegetación en descomposición y animales, y puede sobrevivir e incluso crecer bajo refrigeración y otras formas de conservación de los alimentos. Cuando las personas comen alimentos contaminados con Listeria, pueden desarrollar una enfermedad llamada Listeriosis.

La Listeria generalmente se transmite cuando los alimentos se cosechan, procesan, preparan, empacan, transportan o almacenan en ambientes contaminados con previamente con la bacteria. Los ambientes pueden estar contaminados por materias primas como el agua, la tierra y aire entrante. Las mascotas también pueden propagar la bacteria en el ambiente del hogar si comen alimentos contaminados.

Síntomas

Hay una variedad de síntomas para la listeriosis. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, los síntomas pueden durar desde días hasta varias semanas. Los síntomas leves pueden incluir fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos y diarrea.

Si se desarrolla la forma más grave de listeriosis, los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, rigidez en el cuello, confusión, pérdida de equilibrio y convulsiones. En niños pequeños y ancianos la listeriosis pueden causar la muerte.

Las personas infectadas con Listeria pueden comenzar a ver síntomas en unas pocas horas o hasta dos o tres días después de comer alimentos contaminados con la bacteria. Las formas más graves de listeriosis pueden tardar entre tres días y tres meses en desarrollarse.

Debido a la alta gravedad de la enfermedad, las personas deben consultar inmediatamente a su médico si sospechan que después de haber ingerido algún alimento, han experimentado síntomas que se asemejan a una infección por Listeria.

Grupos de riesgo

La gravedad de la listeriosis varía y, en algunos casos, puede ser fatal, especialmente entre niños, ancianos y personas con sistemas inmunes debilitados o enfermedades crónicas.

La listeriosis puede ser particularmente peligrosa para las mujeres embarazadas o bebés recién nacidos. Complicaciones graves durante el embarazo, que incluyen aborto espontáneo y muerte del feto son algunas de las consecuencias. Por otro lado, los bebés que nacen con una infección por listeriosis pueden desarrollar complicaciones graves de salud que requieren atención médica inmediata, de lo contrario les podría ocacionar  la muerte.

Las mujeres que sospechan que tienen síntomas de listeriosis (dolores musculares, náuseas, rigidez en el cuello, dolores de cabeza, etc.) deben buscar atención médica de inmediato e informar a su médico tratante el detalle de qué fue lo que comieron en los últimos días.

Prevención de enfermedades transmitidas por alimentos en el hogar

Mientras más tiempo estén almacenados en el refrigerador los alimentos contaminados con Listeria, más oportunidades tendrá este patógeno de crecer. Para ralentizar o prevenir el crecimiento de Listeria, ajuste el refrigerador a 4 grados Celsius y el congelador a -18 grados Celsius.

Para prevenir el contagio, también deben seguir estos simples pasos:

  • Lave las paredes interiores y las repisas del refrigerador, las tablas de cortar y las encimeras, los utensilios que puedan haber tenido contacto con alimentos contaminados; luego desinféctelos con una cucharada de cloro en un galón de agua caliente; séquelo con un paño limpio o una toalla de papel.
  • Limpie los derrames en el refrigerador de inmediato y limpie el refrigerador regularmente.
  • Lávese las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular alimentos y después de cualquier proceso de limpieza y sanitización.
  • Las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con sistemas inmunes debilitados deben evitar ciertos alimentos, incluida la leche cruda o no pasteurizada, los quesos elaborados con leche no pasteurizada, el pescado crudo y otros alimentos sin cocción adecuada, que conllevan un alto riesgo de Listeria.
  • Las personas con mascotas deben tener especial cuidado para evitar la contaminación cruzada al preparar la comida de sus mascotas. Asegúrese de recoger y lavar bien los platos de comida tan pronto como las mascotas terminen de comer, y evite que los niños, los ancianos y cualquier otra persona con sistemas inmunes débiles manipulen o se expongan a los alimentos o mascotas que han comido alimentos potencialmente contaminados.

Recuerde

A diferencia de la mayoría de las bacterias, la Listeria puede crecer a temperaturas de refrigeración y congelar los alimentos no eliminará ni reducirá el patógeno, por lo que le recomendamos ser muy cuidadoso y seguir las instrucciones para prevenir el contagio de esta enfermedad.